Por las callejuelas con

Manu Tenorio

Ahora vive en Madrid, pero en Sevilla está toda su vida. Trianero de la calle Febo, recorrió sus calles hasta que fue un adolescente y la vida le cambio por concreto. Caminaba a diario con su abuela entre los puestos de la plaza de abastos del viejo arrabal como hoy lo vuelve a hacer en esta entrevista que se ha realizado en la tramoya inigualable entre el paseo de la O y el río Guadalquivir navegado por un barco con nombre de Vuelta al Mundo: El cuaderno de Pigafetta. Todos lo recuerdan de su paso crucial por uno de los fenómenos televisivos más importantes de la televisión en el mundo: Operación Triunfo. Hoy mira al futuro con alegría y con la mente puesta en su niñez y su familia. Acaba de presentar su nuevo single “Llevo tu luz”, donde aquella abuela con lo cuidaba está presente. Así es Manu Tenorio, así se sincera para Escaparate.

¿Quién es Manu Tenorio?
Un tío sencillo, respetuoso; que es importante. Me gusta la gente natural, sencilla, cercana; no tengo demasiados aspavientos y me considero un tío de la calle.
¿Qué queda del Manu de niño que jugaba por las calles de Triana?
Guardo bastante esencia de él en mi persona todavía. Sigo conservando aquella capacidad de asombro y de disfrute. Es curioso que a medida que me voy haciendo mayor, me voy acercando a ese niño y la verdad que, en ciertas ocasiones, tengo una especie de conversación con él. Será ahora que soy padre. Tengo cada vez más cerca ese niño.
Y eso se traslada a su actual familia e hijos.
Son determinantes en mí, mi eje, lo que me da más estabilidad, satisfacción personal y, sobre todo, más seguridad para trabajar y continuar en mi vida. Es lo más grande que he conseguido en ella. Por eso, es muy complicado conservar las cosas.
Cierto. Y más con el trajín de un artista…
Efectivamente… Es vital que la familia comprenda el trabajo y quieras que no, mi actual núcleo familiar llega después que mi trabajo.
Llega la pregunta obvia, pero imprescindible. ¿Qué significó en Manu Operación Triunfo?
Fue como la alternativa que siempre han buscado los toreros. Llevaba ya muchísimos años cantando. En aquella época casi tomo la decisión de irme a cantar a México. Mandaba muchas maquetas, que es lo que se hacía entonces. Estaba en ese instante en el que ocurría ya algo que te ayudara a pegar el salto o ya me quedaba estancado. Siempre lo he comparado con el fútbol: o pegas el salto antes de los 20 o no lo haces ya. Fui muy incrédulo de aquel casting
Me asalta una duda: ¿cómo se enteró de aquel casting?
Me dijo un amigo: “¡Quillo, va a ver un Gran Hermano de cantantes!” Dije: “Bueno, vamos para allá”. Recuerdo que quedé con el amigo que me iba a dar las fotos para el casting la noche antes y quedamos para tomarnos una copa; nos tomamos más de una, lo que siempre pasa… Al día siguiente, el del casting, me costó la misma vida ir. Menos mal que fui.
¿Mantiene el contacto con sus compañeros?
Con la mayoría de ellos sigo teniendo una relación cordial. Con Chenoa, Natalia y Nuria Fergó tengo mucha cercanía, además viven en Madrid como yo. Hemos logrado crear un vínculo muy bonito, nos preocupamos y nos alegramos los unos por los otros.
Volviendo al escenario de esta entrevista, ¿qué recuerda de aquella Triana de su infancia?
Triana ha tenido un talento muy bonito y ha sabido actualizarse, pero siempre manteniendo su idiosincrasia. Recuerdo cuando iba a la plaza de abastos con mi abuela. Al lado de la entrada, había una chocolatería y me tomaba unos churros con ella. Me acuerdo que el frutero, que le hacía tilín a mi abuela, le ofrecía “un platanito para su nieto”. Yo pescaba con los colegas al pasaje de la O cuando aquello estaba abandonado.
¿Echa de menos Sevilla?
Muchísimo. En Sevilla hay muchísima calidad de vida. Tenemos un clima formidable. Es una ciudad muy pensada para andarla. Eso sí, a nivel profesional se de mucha gente que le cuesta encontrar trabajo.
Ha conocido las dos etapas: la música digamos analógica y al digital. ¿Cómo ha notado ese cambio crucial en el formato de reproducción?
Hay cambios positivos y otros negativos. Al eliminarse el formato físico, se ha dejado de ingresar muchísimo dinero. Con el tema digital también es cierto que al sacar una canción te pueden escuchar en China y en Teruel, en el momento que sea y a la vez. A través de las redes sociales también tienes una cercanía con tus fans fabulosa. Los medios permiten grabar ahora un disco muy fácil. Medio disco lo hago ya en mi casa. Hay números uno en Estados Unidos que se han grabado con programas básicos de ordenador. La clave es tener buenos técnicos.
¿Cuál es el color de Manu Tenorio?
El azul
¿Por qué?
Le va muy bien a mi cara (sonríe).
La portada de su single tiene ese toque azul en la portada. ¿Qué puede encontrar el que lo escuche?
Una energía muy especial. He crecido en un hogar matriarcal. Lo que estoy haciendo es darles las gracias a todas las mujeres que me han aportado, ya que no he tenido padre. Mi personalidad está forjada en su cariño, confianza, y lealtad de no abandonarme.
¿Y qué quiere decir con ese título: “Llevo tu luz”?
Está pensado en mi abuela. No está aquí presente, pero pienso mucho en ella.
Un artista de todos los tiempos.
Tres. Elvis Presley, Camarón y Frank Sinatra.
Una ciudad.
Sevilla.
¿Y que no sea Sevilla?
Me gusta mucho Galicia entera. Me he hecho dos veces el camino de Santiago y es una experiencia que debería vivir todo el mundo una vez en la vida.
Un lugar en el mundo de Manu.
Dos. Dónde esté mi familia y el parque de mi casa cuando era pequeño. Aún estoy escuchando a mi abuela pegándome voces para que subiera a comer.
Hablando de su abuela y ahora que se acerca, ¿qué recuerdos tiene de la Semana Santa de Sevilla?
A mí siempre me ha causado mucho sobrecogimiento la solemnidad del Gran Poder. La energía que se mueve en torno a la imagen es brutal. Nunca he sido excesivamente cofrade, pero tengo pensado que algún año tengo que salir de nazareno con el Señor.
Le tiene entonces devoción, ¿no?
Soy un acérrimo a él. Tengo un descosido en mi corazón porque una vez perdí una medalla de la hermandad que era de mi abuelo y si me la pusieran delante por 20.000 euros, la compraba. En mi casa siempre hemos sido devotos del Gran Poder y a mí me ha ayudado siempre.
¿Qué le pide Manu a su porvenir?
Que me siga tratando igual de bien. ◉ 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

 

Lo más visto

Contacto

Dirección: Calle Chicarreros 7,
                 CP: 41004, Sevilla

Tel: 627 943 102

       954 229 631

Email: direccioncomercial@revistaescaparate.com

Website: http://www.revistaescaparate.com