Cartas del director

  • Discurso de apertura de los XI Premios Escaparate

    Excelentísimo señor Duque de Arjona, Cayetano Martínez de Irujo, inmejorable representante de la Casa de los Alba. Familia Franco, queridos amigos y representantes de la Excma Sra. Duquesa de Franco, Madrina de Honor de la XI edición de estos galardones. Distinguidos premiados de esta edición y de ediciones anteriores presentes, patrocinadores de esta gala, anunciantes de Escaparate, papá, mamá, amigos todos.
    Es para mí como fundador de la revista social del Sur de España un tremendo honor poder celebrar esta undécima gala en este mágico sitio, porque fue su moradora más insigne a su vez una gran aliada de nuestra revista desde su nacimiento. Estas centenarias puertas se abrieron de par en par cuando me tiraba a la piscina hace ahora once años para crear una revista hecha a la medida de los sevillanos, por Sevilla y para Sevilla.
    Nada es por casualidad. Justo diez años después de aquella noche mágica en la que crucé los patios adoquinados de empapados de solera de la Casa Pilatos con la más Grande de España, Cayetana de Sevilla, para celebrar nuestro primer aniversario de vida como medio de comunicación, me encuentro en su casa y embajada oficiosa de nuestra invicta y heroica ciudad, para celebrar, aunque no de su brazo, los once años de un sueño de papel grapado con el que contamos la cara amable de la vida.
    Hoy no sería posible esta noche de película sin el apoyo fundamental, imprescindible, de nuestros patrocinadores. Financiadores de una noche para soñar con nuestra musa, Sevilla, espléndida, pletórica. Sevilla hoy está como me gusta decir siempre, es decir, mejor que nunca.
    Gracias a la familia Ramos, propietarios de Elaluza, patrocinadores principales de esta gala. Gracias por ser los que más aportan y los que nada piden. Por tenderme una mano amiga, un brazo al que agarrarme y por ponerle tantísima ilusión a todo cuanto os propongo de mi revista, mi hijo periodístico, que es Escaparate. Mi más sincero agradecimiento a don Antonio Pulido y a la Fundación Cajasol. A la familia Gallego con su espectacular Hacienda de Orán, por ser una segunda familia para mí y por estar siempre a mi lado apoyándome. A la Obra Social de La Caixa. A cervezas Estrella Galicia, queridos Jesús Moreno y Luis Bullejo.  A Kia por los maravillosos coches que nos han traído y por ser unos aliados afianzados de primera. Al doctor Nicolás Pérez, por su comprensión, apoyo y calidad humana y, cómo no, a su equipo de España, amigo Tomás ¡Viva Sanlúcar de Barrameda! y al que viene desde Estambul a compartir esta Gala. A ginebra Puerto de Indias, queridos Basilio y José Antonio Rodríguez, visionarios empresarios y embajadores de oro y con sabor a fresa de la Marca Sevilla por el mundo. A Clínica Tecnoláser que cumple tres lustros de éxito con el doctor Federico Alonso a la cabeza, querida Arantxa, GRACIAS. A Bodegas Marqués de Cáceres, amiga Cristina Forner; guapérrima presidenta. Amigo Santos Ruiz Soria, gracias por adoptarme y por tenerme el sí cuando te echo el teléfono. A Caja Rural del Sur, querido presidente, José Luis García Palacios y Pilar. Sombrereros Fernández y Roche. A Moon Diamonds, bienvenidos a estos Premios en los que espero teneros de asiduos y a Sevilla a la que vais a enjoyar. A Reyes Hellín, gracias por estos maravillosos premios. Son preciosos con el buen hacer de la firma Seco. A Coca Cola, amiga y confesora Beatriz Codes, aliados siempre y durante todo el año. Gracias a la Fundación CNAE, bienvenidos a esta locura cuerda querido Rubén Castro. Espero que este sea el inicio de una estrecha amistad y colaboración que crezca con los años. Mi agradecimiento a mi amigo Raúl Navarro de Triana Refrigeración, por ser empresario y tener corazón, difícil equilibrio. Gracias por cierto, compañeros de la prensa, por proyectar al mundo esta noche de cielo azabache de Sevilla.
    Y a ti, ¿qué puedo decirte que no te haya dicho ya? Si eres mi perdición y mi delirio... Tan torera y tan gitana, tan morena y tan hermosa. Si el amor no conoce la medida y es sin medida como te quiero. Mi sangre galopa por mis venas, mi boca se llena de orgullo, con paladar embriagado de almíbar, cuando te nombro. Eres la sonrisa breve que ofrecen por las calles tus mujeres, eres vieja torre que vigila un puente. Eres una fría caña que sabe a Sol de España. Eres Velázquez y Murillo que esmaltaron más si cabe tus blasones en la Corte, siendo unos chiquillos. Eres León y Quiroga. Eres comedia de los Álvarez Quintero. Eres Las Dueñas que pariste a los Machado. Eres la poesía de Bécquer. Eres mi amante, misteriosa reina mora, tan flamenca y elegante. Eres verde que te quiero verde. Eres tierra sobre el aire, donde el agua adormecida de una torre se enamora. Eres la del color especial. Tú tuviste que ser. Eres calle Betis y eres Velá de Santa Ana. Eres las mañanas de  Triana, de corpus chico, Castilla de carretas tiradas por bueyes que al Rocío van. Eres de Esperanza guapa y marinera, explosión floral, estallido de sentimientos de mañanitas de Viernes Santo por el Altozano y por Pureza. Eres un tesoro a cada orilla. Eres torres con alas de oro que sueñan distancias, calles con sombras de siglos y nardos de plata, cantes que arañan estrellas que arañan el alma, noches de un río que quiso ser mar... Eres Rocío Jurado pregonando tus grandezas como nadie. Eres  Paseo Colón y eres la Plaza de España, Plaza de los Carros, de Santa Marta y Plaza Nueva, de San Francisco y de San Lorenzo, donde vive el Señor. Eres en Nervión la afición del Sevilla y en Heliópolis del Betis. Eres la Macarena en San Gil y los cientos de miles de azulejos en nuestros patios y casas. Eres la Macarena y el Gran Poder en las estampas de nuestros hospitales convirtiendo las camas de los nuestros en verdaderos altares de campaña. Eres las mariquillas de Joselito y eres su luto, silencio por un torero de Doña Juana Reina. Eres mi Virgen Macarena que llora y ríe su pena. Eres Belmonte en el puente y eres leyenda de Don Juan Tenorio por Santa Cruz que, tocado por la gracia del amor, murió y se redimió en Sevilla por Doña Inés y por la pluma de don Juan Zorrilla. Eres Doña María de las Mercedes en la Maestranza. Eres los vivas a una Infanta de boda y eres casamiento de Carlos V  e Isabel de Portugal. Eres Victoria Eugenia de Mantilla, por estos jardines y eres retrato de Eugenia de Montijo en la escalera. Eres la agonía de un gitano guapo, de nombre Cachorro, por el que suspiraban las niñas de Triana. Eres Grace Kelly vestida de Lina. Eres Jackye Kennedy de amazona con sombrero de ala ancha. Eres el Papa polaco y santo vitoreado por sevillanas, porque algo se muere en el alma cuando un amigo se va. Eres Sevilla de Albéniz, la lluvia, pura maravilla, de Audrey Hepburn. Eres Lola Flores y Manolo Caracol por la Alameda y en el Teatro San Fernando. Eres Carmen de Merimée y música de Bizet, gitana de temperamento fiero, gallarda cigarrera, presumiendo por la calle. Eres ópera y verso, pintura y melodía. No eres una ciudad sino de vida una filosofía. Eres generación del 27 de Aleixandre y Cernuda. Eres piano de don Manuel Pareja-Obregón. Eres aromas de clavellinas, una gracia y un seseo, una juerga y un jaleo y un olé que es de Sevilla. Del Monte María lo volvió a pregonar de maravilla que también rima con Sevilla. Eres los gitanos de la cava, la historia de una amapola, la flor del romero, sevillanas de Manuela de mis amores, de noche y día un jardín lleno de flores. Olé con olé y olá. No te fíes del querer ni de sus bellos colores. Eres bulería de Lole y Manuel porque todo es de color. Eres menta y canela. Eres las manos de Matilde Coral. Eres Remedios Amaya, ¡Ay! ¿quién maneja mi barca, quién? Eres bata de cola de Paca Rico, Maruja Díaz y Carmen Sevilla. Eres las caricias soñadas, que son las mejores. Eres el Archivo de las Indias. Eres Isabel y Fernando en el Alcázar, pero también eres el último rey moro en la pintura historicista de Pacheco en el trascoro catedralicio. Eres la Inmaculada y su tuna de anís y relente. Eres Imperio Romano, porque pariste a Trajano y a Adriano. Eres lamento de Sánchez-Mejías. Eres manoletinas del Maestro Pepe Luis. Eres romero de Curro y eres capote de Morante. Eres un trozo de cielo donde viven los más grandes toreros de la historia, porque eres albero, pregón y hasta cartel de las fiestas de la primavera de ingleses embrujados por ti en los años 20 y 30.  Eres del Baratillo calentera, chicharrones de la calle Feria, tortillita y pavía del Rinconcillo por Los Terceros, cerveza por Mateos Gago, vermú con sifón en Morales a la altura de García de Vinuesa, café en el Cairo de tertulia de aficionados, pescaito frito en el 3 de oro y benditas malas noches de soniquete clandestino, improvisación de compás. Eres vísperas en tabernas convertidas en templos del costumbrismo. Eres subdialecto de parroquianos y camareros confesores. Eres mantilla y flamenca. Eres caballista campero y amazona, pero también eres besamanos, incienso y librea del Valle. Eres rosario y castañuelas. Eres palacio y corral de vecindonas. Eres niño jugando al toro, carráncano, seise y alguacil. Eres cabalgata del Ateneo y eres Heraldo Real. Eres custodia de Roma de plumas blancas por Relator y por Parras que señalan al cielo de los sevillanos que ya no están. Eres tópica y típica, pero eres además Universal. Eres el rock de Silvio y eres Curro en el 92. Eres Aníbal González, Martínez Montañés, Ponce de León, Mañara Vicentelo de Leca, Lope de Rueda, Ortiz de Zúñiga, Herrera “El Divino”, Daioz y Torres, Arias Montano, Afán de Ribera y Téllez-Girón, Bartolomé de las Casas, eres obispo de Chiapas. Eres Medinaceli, Osuna, pero te sientes de los Alba. Eres donde los estetas quieren morir. Eres mi locura, mi perdición y mi delirio ¿A quién le agradeceré haber nacido en Sevilla, en la ciudad de los sueños, en el rincón donde brillan, el Sol, la Luna y el cielo como dijo González-Serna? ¿A quién le agradeceré haber nacido en la ciudad de la armonía, uno de esos lujos que sólo los que saben vivir en la esencia lo consiguen?
    A Dios pido que en el último de mis suspiros mis labios pronuncien como epílogo tus siete letras, siete veces siete vales tu peso en oro, siete alegorías de tus grandezas. S de Sabor de tus recetas de guisos cuyos aromas pregonan por tus ventanas de cortinas de cuadros y macetas de hierbabuena. S de sentimiento de tus ancestros presentes en tus tradiciones eternas. S de suavidad como la mirada de tus niñas en las mañanas de Feria por Abril. E de España a la que has sido leal desde el principio de los tiempos y de la que te sientes hija predilecta. E de enamorar a propios y extraños con tu dualidad que encandila. E de la elegancia graciosa de tus palios de barrios repujados de emociones y plata donada de las modestas alhajas de tus fieles. V de valiente, porque eres heroica y leal. V de vida entendida como una fiesta y que proyectas al mundo y alegría para el que sufre. Emociones que nos hace parecer vivos entre los vivos. Eres el maná de mil colores en un mundo gris y confuso. Eres I de inigualable, de ilimitada en tus versiones, de ilusión e inocencia de tus mañanas soleadas del Domingo de Ramos con los niños de Sevilla estrenando un sol en todo lo alto de palmas y zapatos nuevos mientras Jesús entra triunfante en Jerusalén. Eres doblemente L porque la L es el equilibrio entre la O y la E de los olé en tu Maestranza. Y eres A de Abril y de Andalucía porque hasta pariste en tu vientre el himno que compusiera Blas Infante en julio del 36 y que vio la luz en tu Alameda de Hércules. Eres A de Amor de Madre Angelita con los pobres de entre los pobres con las Hermanitas de la Cruz, amor de tus clausuras y sus voces blancas. A del amor que te profesó Romero Murube en sus poemas porque el amor es el motor del mundo.

    ¡Viva Sevilla! ¡Viva Sevilla! ¡Viva Sevilla! 

Actualidad

Lo más visto

Contacto

Dirección: Calle Chicarreros 7,
                 CP: 41004, Sevilla

Tel: 627 943 102

       954 229 631

Email: direccioncomercial@revistaescaparate.com

Website: http://www.revistaescaparate.com