La Semana Santa que viene

El año 2016 nos trae una Semana Santa temprana, con los relojes puestos en el 20 de marzo. Habrá que esperar a 2035 para tenerla todavía más precipitada. En ese año, el Domingo de Ramos será el 18 de enero. Esta que nos viene nos llega anunciada por Rafa González Serna, letrista, compositor… un habitual en las páginas de este Escaparate de los sevillanos que ligan sus vidas a las calles de la ciudad, la que vive dentro de las murallas.

Por esas calles derramarán la cera sus cofradías en el Año de la Misericordia que el próximo 5 de noviembre nos regalará la estampa de la salida extraordinaria del Gran Poder, que irá a la Catedral.

La de este año será la primera Semana Santa del alcalde Juan Espadas, y del delegado de Fiestas, Juan Carlos Cabrera. Ambos cofrades. Uno ligado a la Hiniesta y el otro a la Macarena. Ambos conscientes de reconducir algunos problemas que en los últimos años se habían agravado y que tienen por eje la seguridad. Quizás por el ello el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) con su nuevo director, Rafael Pérez, se traslada al centro de la ciudad y tendrá su sede en el Círculo Mercantil. Un espacio, el Mercantil, que lleva una década enseñando el patrimonio de las cofradías a través de los ciclos de “Círculo de Pasión”. No deja de ser paradójico que haya tenido que ser una institución privada la que le saque los colores a la administración mostrando la necesidad de que las cofradías tengan un espacio donde enseñar su historia, su patrimonio al margen de las casas de hermandad.

Nos espera una Madrugá intensa. Las cofradías llevan dos años discutiendo la manera de solucionar los constantes problemas de horarios y espacios sin llegar a nada en concreto. El de este año ha sido un nuevo “arreglito”. Es decir, pequeños ajustes que no solucionan nada y pasan la patata caliente al próximo Consejo que presidirá Joaquín Sainz de la Maza o Enrique Esquivias, precisamente, ex hermanos mayores de tan compleja jornada.

La de 2016 será una Semana Santa en la que veamos cómo las hermandades se empiezan a recuperar y van dejando poco a poco la crisis atrás. La Virgen del Rocío estrenará su nuevo manto o la de Santa Genoveva habrá restaurado su palio al igual que la Macarena. Faltará la voz ronca de “El López” delante del paso del Cristo de las Cinco Llagas de la Trinidad. Se nos fue hace unas semanas el capataz decano de los que seguían en activo. Con él se va una parte de nuestra Semana Santa.