Entrevista a Beltrán Pérez, candidato a la alcaldía de Sevilla del Partido Popular

Es ante todo buena persona. Líder, currante y valiente. Al entrevistado de esta edición lo conozco desde que tenía dieciocho años. Siempre destacó, sobretodo por su capacidad de trabajo y de soportar y focalizar los embistes de la compleja vida política a la que llegó muy joven por pura vocación. Beltrán es intenso con su equipo, empezando por serlo con él mismo. Conozco a pocas personas tan perseverantes como el candidato a la Alcaldía por el Partido Popular. Sencillo en el trato, firme en sus decisiones, pero humilde y  receptivo  ante la crítica, tiene una ciudad en su cabeza que le empujó a levantarse contra el orden establecido y luchar como un guerrero por sus ideales. Sevilla es su obsesión y sus carencias la gasolina que le motiva a nadar río arriba cada día para lograr la excelencia de la ciudad que le vio nacer. Padre ejemplar, comparte su vida con Inmaculada Ponce. Una mujer sencilla, de gustos sencillos, que le aporta el equilibrio con su ámbito profesional tan competitivo y que no perdona una. A Beltrán le gusta la gente. Empatiza y dialoga con todo el que le aborda con un capote que no se ve ni en la Maestranza. Quizás algo tenga que ver que quiso ser torero e hizo sus pinitos como aficionado. Afirma con mucha razón que la vida es asimilable al toreo. Tiene buena muleta y así lo ha demostrado desde que llegó hace unos veinticinco años a la municipalidad. Pese a su “juventud” es el político más veterano en activo en el Ayuntamiento de Sevilla. Inconformista hasta el colmo, tiene preparado un plan para la ciudad con un equipo formado por independientes y compañeros de la Casa para revolucionar a Sevilla a la que ve como un león dormido. Beltrán se desnuda en esta entrevista personalista e íntima a unos días de la cita que tenemos los sevillanos con las urnas para decidir el camino de los próximos cuatro años de nuestra musa y ciudad.

¿Quién es Beltrán Pérez?
Una persona que lleva toda su vida sin saberlo preparándose para ser alcalde de Sevilla.
¿Cómo era Beltrán en su más tierna infancia?
Supongo que como ahora pero sin el pulido que te da la vida, con sus problemas, sus alegrías y sus fracasos.
¿Cómo es la ciudad de Sevilla que tiene el candidato en mente?
Una Sevilla pujante, que ofrezca oportunidades para todos, donde puedan volver todos los que se fueron y no tengan que irse nuestros talentos que hoy se están formando aquí. Una ciudad que sepa aprovechar su inmenso patrimonio histórico, que sepa darle oportunidades a aquellos sevillanos con algún tipo de discapacidad y no encuentran su sitio. Una ciudad habitable, verde y sostenible. Una ciudad que vea crecer su población ante la caída demográfica generalizada que hay. Una ciudad digitalizada, tanto en su ayuntamiento, como en sus servicios públicos y en su sector productivo. Una ciudad que sepa aprovechar su capitalidad. Una ciudad, en definitiva, que se sume al cambio en Andalucía.
Los que le conocen saben de su arrojo y valentía, ¿le da miedo el día después de las elecciones municipales?
Tenemos preparada perfectamente la agenda de reformas desde el día después de las elecciones. Un plan normativo que reformule nuestra legislación interna, un plan presupuestario a cuatro años para que el presupuesto sea el verdadero impulso y desarrollo de la ciudad y un plan fiscal que convierta a Sevilla en una isla fiscal. No solamente le tengo miedo al día después, sino que estoy deseando de que llegue.
¿Qué tienen en común los componentes de su lista para alcanzar la Alcaldía?
Capacidad, valentía, visión de futuro y amor infinito a Sevilla.
¿Qué es lo que más y menos le gusta de Sevilla?
Lo que más me gusta es su dualidad. Lo que menos me gusta es su dualidad extrema.
¿Cómo se imagina a Sevilla en el futuro?
Me la imagino llena de ciudadanos con oportunidades, plenamente capaces, integrados y, sobre todo, manteniendo y potenciando con proyección al mundo todas sus grandezas. Una ciudad capaz de mostrarse como ciudad abierta, moderna y que se atreve a crecer sin necesidad de exposiciones universales. A Sevilla hay que construirla día a día.
¿Cómo ha logrado al fin la armonía en el Partido Popular?
El Partido Popular es un partido de armonía, de acuerdos y es un partido en el que todos cabemos. Después de los necesarios debates internos y de la competencia para lograr los mejores resultados estamos trabajando en unidad en una misma línea, que es conseguir la alcaldía de Sevilla.
¿Tiene Beltrán alguna manía confiable?
Tengo tantas manías que podría rellenar una revista entera enunciándotela (risas). Por eso mejor que las cuenten los demás, que son los que la sufren (risas). Una de ellas es mi fijación porque cada cosa sirva para su fin.
¿Tiene alguna receta para ser feliz?
La receta para ser feliz está dentro de nuestro cerebro y tiene mucho que ver con nuestra personalidad. Solamente hace falta querer ser feliz para serlo, incluso cuando la vida nos golpea duro si confiamos en que nos tiene reservado algo mejor por lo que luchar.
¿Cree en Dios?
Absolutamente.
¿Reza?
Suelo hacerlo y más cuando necesito a Dios. Quizás es una postura egoísta pero lo hago sobretodo para pedir por el bienestar de las personas a las que quiero.
En estos días que hemos dejado atrás ha vivido unos días de “capillita” muy intensos, sin dejar a una sola hermandad de visitar en el día de su salida anual en procesión ¿cómo lo ha llevado y logrado superar sano y salvo?
Los que me conocen igual se equivocan, porque no soy el capillita al uso. He vivido estos días con profundo amor a nuestra semana mayor, a nuestras hermandades. La Semana Santa es esencia de Sevilla, un disfrute para todos por la completa y riquísima faceta estética que conlleva,  espectáculo inigualable en el mundo, dentro y fuera de las iglesias y capillas. La he vivido como creyente. Ante cada imagen a la que he visitado le he pedido con profunda fe por las personas a las que quiero y para que me ayuden en la misión que me he marcado con mi ciudad.
¿Qué tiene la política de toreo?
Todo. De hecho, di un pregón taurino en 2010 que lo titulé “Más cornás da la política”, en alusión de la frase de “El Espartero”: “Más cornás da el hambre”. En realidad, toda la vida es asimilable al toreo. En cada momento de nuestras vidas, de éxito, de fracasos, buenos o malos, siempre hay de toreo. El toreo es la vida.
¿Quiénes son sus referentes en la política?
Mi referente en la política para iniciarme fue Aznar, durante su época de presidencia. Insisto, durante su época de presidencia del Gobierno. Ha sido Javier Arenas. He aprendido mucho de Juan Ignacio Zoido. Actualmente creo que me atrevo a decirte que Pablo Casado puede ser un gran presidente para España.
¿Cómo ha sido la gestión de Gobierno de Juan Espadas en Sevilla?
Una gestión absolutamente plana. Espadas ha aprovechado la inercia de la puesta en marcha de los servicios públicos planteados por el Gobierno anterior. Una gestión de cuatro años de oportunidades perdidas en Sevilla, permitiendo a otras ciudades que compiten con nosotros adelantarnos claramente. Una etapa de mucha compañía y de poco dinero, como me dijo un empresario. Refiriéndose a dinero en cuanto a que el alcalde se ha atribuido los éxitos fundamentalmente provocados por la iniciativa privada, en la que el ayuntamiento sólo ha acompañado. Creo que ha concluido la etapa de la Sevilla parada, la Sevilla estancada y que no se atreve a caminar la senda de su futuro.
¿Cuáles son las razones por la que deberíamos votarle?
En primer lugar, porque llevo al mejor equipo en la lista electoral con profesionales, personas con experiencia de gobierno y personas representativas de sectores que no están aún integradas en nuestra sociedad, como es el caso de personas con discapacidad o nuevos sevillanos de origen iberoamericano. En segundo lugar, porque llevo el mejor programa que no es un programa, sino un modelo de ciudad ideado a quince años vista, asesorado por un equipo independiente, experto en cada una de las materias. En tercer lugar, porque represento al mejor equipo humano que lucha por cambiar nuestra sociedad que es el Partido Popular. En cuarto lugar, refiriéndome a mí aunque no sea lo más adecuado, porque creo que soy el alcalde capaz de sacar a Sevilla de su estancamiento. El alcalde que se atreverá a tomar las medidas necesarias para que Sevilla avance y porque estoy seguro de las capacidades que tiene nuestra ciudad a la que veo como a un león dormido. El día que despierte hará que los sevillanos sientan un orgullo activo por lo conseguido que se sume al orgullo pasivo por lo heredado.
¿Qué es la libertad?
La libertad es un don de Dios y que pertenece a todos. La libertad es despojarse de todo aquello que nos haga alejarnos de nosotros mismos. El mayor de los lujos y por lo que debemos pelear todos. La libertad es la capacidad de hacer y pensar lo mismo.
¿Duda con frecuencia?
Dudo. Siempre dudo hasta que tomo una decisión. A partir de ahí ya no tengo dudas. Hasta llegar a la decisión dudo y contemplo siempre diferentes perspectivas y opiniones.
¿Le gusta cocinar?
Me encanta cocinar.
¿Cuál es el plato que mejor le sale?
Eso deberían decirlo los demás (risas). Es verdad que ahora cocino poco. Los mejores platos suelen ser los más sencillos, con productos frescos y con calidad de nuestra tierra.
¿Algún libro o autor de referencia?
Mi libro de referencia es La Ilíada de Homero. Lo último que me ha gustado leer de novela histórica es de Santiago Posteguillo. Hay otra escritora de novela histórica que me encanta que es Colleen McCullough, que hizo una extraordinaria saga que va desde el final de la república al inicio del principado de Augusto.
¿Un personaje histórico?
Aníbal Barca y no puedo disociarlo de Escipión “El Africano”. Creo que eran dos figuras que se enfrentaron a retos parecidos, a la resistencia de sus propias clases pudientes, históricamente asentadas en el poder de sus dos ciudades. Fueron dos hombres muy atrevidos, que tenían claro lo que tenían que hacer. Lo hicieron con mucha estrategia, pero también con mucha valentía y escribieron brillantes páginas de la humanidad como fue esa segunda guerra púnica. Puede recordarme a la dualidad tan característica de Sevilla.
¿Qué papel juega la familia en su vida?
Un papel fundamental. Cuando todo falla siempre está la familia. Cuando todo se hunde alrededor siempre es la familia la que te tiene su mano. Cuando uno es padre se da cuenta de lo injusto que somos con nuestros padres. Creo que ser padre ha sido la experiencia más bonita, más maravillosa e inigualable a cualquier hecho que me haya acontecido o me ocurra en el resto de mi vida. Nada podrá igualar a la importancia que tiene mi hija en mi vida.
¿Hay algo que nunca haya confesado?
(Silencio). Cuando creé una asociación universitaria estando en la universidad me daba pánico hablar en público. Tuve que luchar para poderle a ese miedo hasta llegar al día de hoy.
¿Una frase?
Pongamos una de Carlo Magno: “He aprendido más en mi única derrota que en todas mis victorias”. Por cierto, fue derrotado en España (sonríe).

Texto: Mario Niebla del Toro
Fotos: Aníbal González y Archivo

Deja tu comentario